Skip to content

Escogidos para ser identificados con Jesús

Wade E Taylor

 “Y le seguía una gran multitud, porque veían las señales que hacía a los enfermos.” Juan 6:2

Cuando anochecía, se acercaron a él sus discípulos, diciendo: El lugar es desierto, y la hora ya pasada; despide a la multitud, para que vayan por las aldeas y compren de comer. Jesús les dijo: No tienen necesidad de irse; dadles vosotros de comer.” Mateo 14: 15-16

Felipe habría enviado a esas personas a un restaurante de comida rápida en la siguiente villa, Andrés a su turno, comentó acerca de un muchacho que tenia alimento pero tan solo “cinco panes y dos peces.”

Jesús dijo a Sus discípulos que alimentaran a los que estaban hambrientos e inmediatamente ellos comenzaron a expresar las razones por las que estaban incapacitados para hacer eso diciendo que no tenian la cantidad adecuada de recursos. Es muy importante reconocer que Jesús ya sabía que ellos no tenian  los medios para alimentar a esta multitud.

 “Pero esto decía para probarle; porque él sabía lo que había de hacer.” Juan 6:6

A menudo el Señor nos pide ir más allá de nuestras habilidades y la respuesta usual será expresarle nuestras limitaciones sin que darnos cuenta de que Él nos está pidiendo que pongamos nuestra limitada habilidad en Sus manos para que Él pueda multiplicarla.

En consecuencia, con respecto a esos cinco panes y dos peces, Jesus dijo:

“Traédmelos acá.” Mateo 14:18

Una vez que los limitados recursos de los discípulos fueron puestos en Sus manos, Jesús los multipicó y toda la multitud fue alimentada abudamentemente. Mas tarde, Jesús preguntó: “¿Se acuerdan de cuantos panes eran?” Ellos repitieron: “Cinco panes y dos peces y hubo doce cestas llenas.” Estos números revelan un principio que va a operar en los últimos días.

El “muchacho” habla de nuestra completa impotencia para enfrentar el tiempo de la creciente tribulación duarante el cierre de esta era. Los “cino panes,” hablan de la “gracia y sabiduria” protectoras que el Señor entregará. Los “dos peces” revelan el principio de la obediencia, porque no podemos obedecer a menos que tengamos una alternativa. Su Gloria sera revelada a través de la gracia y la obediencia. Hubo doce cestas mas de lo que necesitaban, doce habla acerca del “Gobierno Divino.

Quizá esta fue la mejor comida que esa multitud jamás habia comido antes. No obstante, horas mas tarde, ellos regresaron a pedir que se repietiera la hazaña. Jesús rechazó esto y trajo una palabra de corrección. Él les dijo que buscaran su satisfacción en otro nivel, entonces les ofreció Su propia vida para que participaran de ella.

“Yo soy el pan vivo que descendió del cielo; si alguno comiere de este pan, vivirá para siempre; y el pan que yo le daré es mi carne, la cual yo daré por la vida del mundo.” Juan 6:51

Ellos habían recibido alegremente el milagro de la multiplicación en un bajo nivel de experiencia pero rechazaron el nivel más alto de identificación con Él.

 “Entonces los judíos contendían entre sí, diciendo: ¿Cómo puede este darnos a comer su carne? Juan 6:52

Si somos perceptivos descubriremos que este principio espiritual está operando actualmente en nuestras vidas. Cuando el Señor se mueve en nosotros en cualquier medida de provision o sanidad, Su intención es llevarnos más lejos, hacia un plano mas elevado de identificación con Él.

Jesús no pudo explicarles los medios a través de los cuales les iba a proveer para que pudieran  participar en verdad de Su “carne y sangre.” Esto fue debido a que Él aún no había venido a Getsemaní donde podría tomar la copa de nuestro pecado en preparación para Su sacrificio en la cruz del calvario, para que luego, en la resurrección, pudiera ser “el espiritu vivificante,” la fuente de vida eterna de la que iban a tomar parte.

Jesús estaba esperando por el tiempo cuando Él estaría ante la puerta de nuestro corazón, llamando para obtener la entrada y cenar con nosotros, y volvernos a Él para participar de Su propia vida y sangre.

“He aquí yo estoy a la puerta y llamo, si alguno oye mi voz, y abre la puerta, entraré a él, y cenaré con él, y él conmigo.” Apocalipsis 3:20

Cuando Él alimentó a la multitud en un bajo nivel espiritual, ellos buscaron tomarlo por la fuerza para hacerlo rey, pero lo rechazaron en un nivel spiritual mas alto. En consecuencia, Jesús permanence solo en la puerta hablando a aquel que quiera responder. (Si alguno tiene oidos para oir que oiga).

Hoy también hay muchos cristianos que están satisfechos con permancer en la primera área de bendición y provisión espiritual y no están buscando entrar en una relación con el Señor en la cual puedan ser participantes de Su vida.

Hay un profundo entendimiento y  revelación espiritual a los que el Señor desea traernos  y que involucran participar de Su propia vida. Esto nos traerá a una identificación con Jesús en la “communion de sus sufrimientos,” lo cual hace alusión a Su rechazo (y al nuestro) y a la experiencia de ser malentendido, pero que a su vez guía a una profunda satisfacción y plenitud que sólo aquellos que participan de Él pueden entender.

A fin de conocerle, y el poder de su resurrección, y la participación de sus padecimientos, llegando a ser semejante a él en su muerte.” Filipenses 3:10

Hay muchos quienes responderán cuando las bendiciones estén fluyendo, pero cuando venga el tiempo de “comer su carne,” ellos dirán: “Esto es duro de oír, quién puede oír esto? Y luego desaparecerán.

El Señor está hablando de nuestra participación en la característica fundacional de Su vida: dar Su vida por otro. Muchos recibirán las bendiciones que Él ofrece, pero pocos se identificarán con Sus sufrimientos.

El propósito de esta revelación de Jesús para nosotros como una persona con sentimientos, es traernos a la experiencia de conocerlo personalmente, para que podamos identificarnos con Él en la experiencia de dar Su vida por otros.

En esta última hora, el Señor aún está buscando a aquellos que voluntariamente quieren ir mas allá de las bendiciones superficiales para entrar al lugar de identificación con Él en la “participación de Sus sufrimientos.”

Aquí, en íntima y profunda communion con Jesús, comenzaremos a tener parte en una identificación intercesora con Él en la que Su vida pueda ser experimentada y dada a conocer a través de la nuestra.

 

© 2020 Parousia Ministries - CLICK HERE for our Copyright Statement.

Contact: nancy@wadetaylor.org



SiteLock